Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.
 

Mujeres Cafeteras

El Café de Todo un País / café  / Mujeres Cafeteras

Mujeres Cafeteras

Juan Valdez® ha decidido incorporar el enfoque de género como un pilar fundamental en la estrategia de generación de valor de la marca con la comunidad caficultora en Colombia, considerando que existen 22 mil mujeres en la agroindustria, que representan aproximadamente el 30% del total de los productores de café.  aproximadamente el 30% del total de los productores de café.

Según el Análisis de la Equidad de Género en el Sector de Café en Colombia, basado en el Censo Nacional Agropecuario de 2014, se evidencia que del total de Unidades de Producción Agropecuaria (UPA), 26 % son administradas por mujeres y 61,4% por hombres, las demás son administradas por mujeres y hombres que toman sus decisiones de producción en conjunto (12,6%); esta última población tiene un mejor acceso a asistencia técnica y a crédito, con respecto al resto.

Existe una correlación positiva entre la equidad de género y el crecimiento económico, lo cual implica que si las mujeres tienen igual acceso a recursos (capital humano y factores de producción)  se traducirá en un aumento de la producción y de los ingresos de sus familias; así mismo, se incrementará la resiliencia a la volatilidad de los precios del café y la adaptabilidad al cambio climático. Esto sin contar con la importancia que juegan las mujeres para la educación y nutrición de los niños y sus familias.

Sin embargo, a pesar de la relevancia de la mujer en la economía del cuidado y su amplia participación en la cadena de valor del café, aún persisten las desigualdades con respecto a los hombres en el acceso a la tierra, formación, comercialización y competitividad, así como la sobrecarga en las tareas del hogar. Así mismo, las mujeres caficultoras siguen estando relegadas en la toma de decisiones a nivel familiar, económico, social y político.  Es por esto que tanto el sector público como el privado es necesario implementar acciones y programas con enfoque de género que disminuyan la brecha de género en la caficultura.

Para el caso de Colombia, durante el Congreso Cafetero del año 2007, la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC) se adhirió al Acuerdo Nacional para la Equidad de hombres y mujeres del Gobierno Nacional. En el 2008 creó el Programa Mujeres Cafeteras, que en el 2016 ampliaría su enfoque a Programa de Equidad de Género. A través del lema “Tejido social con equidad”, se busca promover el derecho a acceder con justicia e igualdad de oportunidades al desarrollo y bienestar en el gremio cafetero, y fortalecer a las mujeres para liderar procesos en finca y sus comunidades. Para esto, el Programa atiende dos segmentos: transversalización y empoderamiento.

La transversalización hace referencia al acceso con justicia e igualdad a oportunidades de desarrollo y bienestar. Para ello, se desarrollan actividades como:

  • Formación en equidad de género, derechos sexuales y reproductivos, liderazgo y la equidad en la asociatividad.
  • Cursos virtuales: Derechos humanos y equidad de género. Gestión de Proyectos

En términos de empoderamiento, se refiere al liderazgo y habilidades comunicacionales para mujeres caficultoras; competencias laborales, emprendimiento y desarrollo humano. Las actividades que desde allí se desarrollan incluyen:

  • Encuentros regionales y nacional de mujeres
  • Trabajo Grupos Asociativos de Mujeres y comercialización
  • El manejo poscosecha, el aseguramiento de la calidad y manejo de co-productos en la finca
  • Competencias laborales SENA
  • Fortalecimiento en manejo financiero – gestión de proyectos
  • Red de Mujeres
  • Titularización de predios a mujeres cafeteras

¿Cómo contribuimos desde PROCAFECOL?

Juan Valdez desde el 2017 se propuso trabajar por la reducción de la brecha de género desde su rol como comercializador del café Premium colombiano. Esto lo hizo posible a través de la Edición Especial de café Mujeres Cafeteras, la cual visibiliza el trabajo de las mujeres en la agroindustria y su condición de empresarias rurales, conectando a los consumidores con un propósito y rindiendo tributo al café de la más alta calidad. Este programa tiene como propósito fundamental la compra de  café a un precio superior diferencial como resultado del valor de ser producido y cosechado por mujeres caficultoras en Colombia.

En el mes de mayo del año 2017, se lanzó la primera edición Mujeres Cafeteras de la mano de 14 mujeres de distintos municipios del departamento de Risaralda que representaban la diversidad del territorio, compartiendo rasgos comunes como mujeres empoderadas, autónomas y empresarias rurales. La Edición contó con 1500 unidades de café empacado de 250 gramos, el cual se comercializó en las principales tiendas del país. En esa ocasión, las mujeres recibieron una prima por la calidad superior de su producto y fueron homenajeadas a través de un mural en la tienda de Juan Valdez Café, Circunvalar Pereira. Adicionalmente, se creó el video “Pedacito de Cielo” que recopilaba sus historias de vida en una sola narrativa, como herramienta para visibilizar y exaltar la labor femenina en la caficultura.  Este trabajo fue el resultado de un ejercicio previo de indagación con las beneficiarias, en el cual se comprendió la importancia de la identidad y el reconocimiento a una actividad diaria como es el quehacer cafetero, que para muchas de las mujeres es invisibilizado y subvalorado por parte de sus parejas, familiares, clientes y demás miembros de la cadena de valor.

Para mayo de 2018, con la nueva edición, el protagonista fue el café de la Asociación de Mujeres Cafeteras de Ocamonte ASOMUCAO. Dicha asociación, proveniente del Departamento de Santander está conformada por 100 mujeres, dentro de las cuales se encuentran representantes gremiales a nivel municipal y departamental. Esta edición permitió exaltar la importancia del liderazgo femenino en la institucionalidad cafetera y nuevamente visibilizó y reivindicó la importancia de estas mujeres en la cadena de valor del café.  Este café incluía un empaque artesanal elaborado con fibras de fique, fabricado por TERRAGUANE, emprendimiento conformado por mujeres cabeza de familia de Curití, Santander.

En el marco de esta edición, en marzo de 2018 se realizó el Encuentro de Mujeres Cafeteras de Ocamonte en el municipio Santandereano, el cual buscaba el fortalecimiento de las habilidades de liderazgo y el fomento de la participación gremial en las mujeres de la asociación y de otros municipios aledaños. Adicionalmente, las asociadas de ASOMUCAO recibieron 20 Toneladas de abono producido con residuos orgánicos recuperados a través del programa No Rompas el Ciclo de  Sostenibilidad de las tiendas Juan Valdez.

Con Mujeres Cafeteras 2018 se comercializaron 1000 unidades de café empacado de 250 gramos en las principales tiendas del país.

El año 2019 representa una nueva oportunidad para seguir impactando un mayor número de   mujeres caficultoras a través de un precio superior y del fortalecimiento de sus habilidades  técnicas, organizacionales, productivas, así como una oportunidad para trabajar alrededor de la equidad de género no solo con las mujeres, sino también con sus familias. Es por ello, que  Juan Valdez se une a la Federación Nacional de Cafeteros y aliados del sector privado y ONG internacionales para aumentar su capacidad de incidencia. Este proyecto demuestra que las alianzas entre instituciones públicas y privadas son indispensables para promover proyectos de construcción de tejido social y sostenibilidad en el país.

Mujeres Cafeteras no solo será la edición especial de café empacado, sino que las tiendas Juan Valdez contarán con un origen de café Mujeres, a través del cual los consumidores podrán disfrutar sus bebidas favoritas preparadas con un café 100% producido y cosechado por mujeres colombianas. Adicionalmente, la edición especial de café empacado es proveniente de la Asociación de Mujeres de Viotá, ASOMUCAVIT, conformada por 22 mujeres del departamento de Cundinamarca.

El trabajo que PROCAFECOL desarrolla desde su cadena de abastecimiento refleja que el compromiso con públicos objetivos como las mujeres o jóvenes se convierte en parte del modelo de negocio e impacta directamente la operación del mismo. Como lo dijo una de las líderes de ASOMUCAO, Rosalba Castillo: “Las mujeres cafeteras tenemos una responsabilidad muy grande: promover el desarrollo económico y social en las familias cafeteras y darle visibilidad a este hermoso trabajo que ayuda tanto a la comunidad y el cual lleva tanto esfuerzo y dedicación; es por esto que valoramos mucho que por medio de esta Edición Especial de Mujeres Cafeteras, podamos contarle a la gente todo lo que hay detrás de una bolsa de café.”

Impacto en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (ODS) 

En el año 2015 se definieron en conjunto con 149 países los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que permitirán un mundo más sostenible para el 2030. El Programa Mujeres Cafeteras contribuye al cumplimiento  del quinto objetivo el cual busca “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”.